Factores de Crecimiento | Plasma Rico en Plaquetas PRP

Facebook de Onblood.es Twitter de Onblood.es Blog de Onblood.es Canal YouTube de Onblood.es

El tratamiento más innovador para la artrosis y el dolor de espalda.

Tratamiento

Tratamiento de una luxación

Siempre que tengamos una luxación deberemos acudir a un médico ya que debe ser un especialista quien reduzca la luxación encajando nuestros huesos en su lugar de origen. Normalmente se recomienda que transcurra menos de 24 horas desde la lesión para evitar secuelas posteriores. La maniobra para reducir la luxación consiste en devolver el hueso a su posición natural recreando el mismo recorrido que hizo para dislocarse pero a la inversa. Salvo en casos excepcionales se recomienda el uso de anestesia para que los músculos estén relajados por completo y el estudio de posibles roturas mediante radiografías de la zona. Después de la reducción de la luxación deberá inmovilizarse la parte afectada hasta que cicatricen los ligamentos lesionados. Pasado el tiempo de cicatrización y de reparación de los tejidos blandos que rodean las articulaciones, que dependerá del tipo de luxación y la articulación, se retirará la inmovilización. Para recuperar el movimiento completo de la articulación lesionada, suele recomendarse la fisioterapia. La mayoría de las luxaciones son producto de movimientos bruscos (frecuentes entre los deportistas), de caídas y de accidentes. Sin embargo, existen unas luxaciones de cadera poco frecuentes de tipo congénito en el recién nacido. El tratamiento en este caso consiste en ponerle al bebé férulas especiales para corregir la anomalía; para obtener los mejores resultados, la colocación de las férulas debe hacerse dentro de los primeros tres meses de vida. En el caso de persistir, se recurre a la cirugía con resultados excelentes. *Para saber más sobre luxaciones pincha aquí.