Factores de Crecimiento | Plasma Rico en Plaquetas PRP
Rodilleras | Coderas | Muñequeras | Fajas Lumbares

Codo de tenista o epicondilitis lateral

Causas del codo de tenista o epicondilitis lateral

Más frecuente en el jugador amateur, en el tenis la epicondilitis suele ser resultado de un revés con mala técnica (golpear la bola a contragolpe, cargando la fuerza sólo en el antebrazo, en vez de en todo el brazo desde el hombro), o de un potente saque en el que se combinen pronación (palma hacia abajo) y flexión rápida de la muñeca, cargando todo el esfuerzo en los tendones extensores del antebrazo.
La principal causa de la epicondilitis lateral o codo de tenista es el sobreuso de la musculatura por lo que afecta al brazo dominante, pero debe tenerse en cuenta que la epicondilitis no se limita a deportistas, sino que se puede dar en cualquier actividad que suponga esfuerzos reiterados en el codo (martillear, uso de destornilladores, uso de tijeras -peluqueros- o incluso trabajar con un ordenador).

Podemos enumerar otras causas como determinantes de sufrir esta lesión:

– Cicatrización de microdesgarros.
– Mal uso de maquinarias vibratorias.
– Esfuerzos repetitivos por actividades laborales como por ejemplo la jardinería.
– Forzar el brazo en una actividad deportiva.
– Soportar grandes pesos.
– Traumatismos.
– Fragmentación en el tendón.
– Luxación de codo.
– Fractura de codo con fragmentos que repercuten en los tendones.

Síntomas del codo de tenista o epicondilitis lateral

Algunos de los síntomas más comunes de la epicondilitis lateral o codo de tenista son:

– Dolor de codo localizado.
– Dolor de codo que puede irradiarse hasta la muñeca.
– Inflamación en el codo lesionado.
– Dolor y limitación de movimiento.
– Sensación de hormigueo.

Tratamiento del codo de tenista o epicondilitis lateral

El tratamiento del codo de tenista se basa en una serie de medidas que ayudarán a aliviar el dolor, prevenir y mejorar la dolencia:

-Reducir las actividades que causan dolor.

-Modificar las actividades que agravan el dolor.

-Realizar frecuentes descansos y estiramientos.

-Utilizar codera elástica.

-Reposo de la movilidad articular.

-Colocar hielo en el codo por 20 minutos cada 3 o 4 horas durante 2 o 3 días.

-Usar una banda elástica que se coloca alrededor del antebrazo justo debajo del codo para evitar el dolor.

-Termoterapia con onda corta y ultrasonidos.

-Corrientes analgésicas de baja y media frecuencia (Tens, Diadinámicas e Interferencial).

-Masajes.

-Uso de AINEs (Antiinflamatorios no esteroideos).

-Se sugiere el fortalecimiento de los músculos.

-Infiltraciones con corticoides.

-Factores de Crecimiento. Es una terapia mínimamente invasiva que permite una rápida regeneración y cicatrización del tejido dañado sin ingreso hospitalario ni intervención quirúrgica. Los Factores de Crecimiento se pueden combinar con la Ozonoterapia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies