Factores de Crecimiento | Plasma Rico en Plaquetas PRP
Rodilleras | Coderas | Muñequeras | Fajas Lumbares

Desgarro muscular

Desgarro muscular

Los desgarros musculares o roturas de fibras son un tipo de lesiones bastante comunes en la práctica deportiva.

En esta sección te explicamos qué ocurre cuando tienes un desgarro muscular, qué hacer cuando pasa y cuál es la mejor forma de retomar la actividad después de esta lesión.

Tabla de contenidos

Desgarro muscular

Un desgarro o distensión muscular es una rotura parcial o total de las fibras musculares, es decir, una lesión sufrida en un músculo o un tendón (el tejido que conecta al músculo con el hueso). Cuando tenemos un desgarro, normalmente debido a un fuerte impacto o traumatismo, lo que ocurre es que el músculo o el tendón sufren una elongación excesiva o un esfuerzo superior a lo que pueden soportar sin el debido calentamiento previo.

La gravedad de un desgarro muscular depende del área afectada. Por eso, normalmente, este tipo de lesiones se producen al principio de una actividad o práctica deportiva o cuando intentas levantar objetos pesados.

Causa desgarro muscular

Las causas generales de desgarros musculares agudos o repentinos son contracciones violentas del músculo, o estirones súbitos y bruscos. Los músculos que han sufrido recientemente lesiones de cualquier tipo, que aún no están curadas del todo, tienen también bastantes posibilidades de sufrir una rotura de fibras.

La falta de calentamiento, la prisa por entrenar sin dejar pasar un tiempo suficiente de recuperación entre una sesión y otra, la fatiga de los músculos ya cansados, el sedentarismo, la desnutrición, la mala circulación y enfermedades como la diabetes pueden ser las causantes de provocar que al intentar hacer un movimiento sufras un desgarro muscular.

Sufrir un desgarro muscular

Muchas personas sufren distensiones cuando practican deportes. Cualquier músculo es susceptible en mayor o menor medida de sufrir un desgarro o una rotura muscular.

Los músculos más comunes donde sufrimos los desgarros suelen ser en los músculos de la espalda y en los músculos que tenemos detrás del muslo (tendones isquiotibiales).

Síntomas de un desgarro muscular

Normalmente, cuando se sufre un desgarro los síntomas más comunes son:
Dolor, contracción o espasmos musculares, hinchazón, debilidad muscular o dificultad para mover el músculo, calambres, hematoma en la zona y dificultad de movimiento. Aunque esto depende del grado de gravedad del desgarro.

Si es leve (de primer grado), lo normal es que la zona afectada este sensible, el músculo tenso y que no haya ningún problema para continuar con las actividades cotidianas. Sin embargo si el desgarro es de segundo o tercer grado el dolor es ya considerable, empeorando con el movimiento. En este caso no se puede continuar con las actividades por la inflamación, incluso con moratones, y la rigidez del músculo.

Tratamiento desgarro muscular

Cuando se sufre una rotura muscular en primer lugar se deberá acudir a un especialista para que valore el tipo y grado de lesión, y así poder aconsejar el tratamiento más adecuado a la dolencia presentada. Algunas de las medidas y tratamientos para evitar que el desgarro se agrave y poder aliviar el dolor son los siguientes, además de los que el especialista dictamine:

Para reducir la hinchazón y el dolor durante las primeras horas podrán ayudarnos la utilización del método RICE:
REST (guardar reposo durante las siguientes 48-72 horas), ICE (aplicar hielo inmediatamente después de producirse la lesión), COMPRESSION (comprimir con una venda la zona afectada) y ELEVATION (elevar el miembro dañado por encima del nivel del corazón para controlar la inflamación), junto con la utilización de antiinflamatorios o analgésicos como el paracetamol o el ibuprofeno para aliviar el dolor leve o moderado y fisioterapia para ayudar a fortalecer el músculo o ligamento dañado. La duración del tratamiento dependerá como siempre de la gravedad del desgarre, ya que existen 3 grados de lesión: grado 1 o leve, grado 2 o moderado y grado 3 o grave. Normalmente el tiempo aproximado será de ocho a diez días en el caso de ser leve, de dos a tres semanas si es moderado y de tres semanas a un mes si el desgarro es de grado 3.

Cuando el dolor ha desaparecido y se está regresando a la actividad cotidiana, es recomendable aplicar calor en la zona y comenzar a realizar ejercicios ligeros de estiramiento y fortalecimiento, como los ejercicios de propiocepción. Pero antes de empezar a hacer ejercicios de nuevo es muy importante que dejes que el músculo sane por completo.

En caso de que suframos un desgarro muscular, el tratamiento variará dependiendo del grado de lesión. El primer paso cuando tengamos una lesión de tipo muscular es acudir al médico especialista.

En un desgarro muscular leve el tratamiento puede durar entre tres días y una semana y se aplicará el mismo tratamiento que para los esguinces, el método RICE: reposo, hielo, compresión y elevación.

Los tratamientos de fisioterapia pueden ayudarnos a mejorar este tipo de lesión. Muchos fisioterapeutas combinan este método RICE con otras técnicas para favorecer la recuperación del paciente. Algunos de los tratamientos para lesiones musculares recomendadas por fisioterapeutas son:

En una lesión leve de grado 1: Durante los tres primeros días aplicación del Método RICE y entrenamiento isométrico. A partir del cuarto día podemos comenzar con los estiramientos indoloros, ejercicios de piscina, potenciación isotónica, entrenamiento pliométrico y ejercicios de deporte específicos.

Lesión moderada de grado 2: Los ejercicios de rehabilitación serán los mismos que en la lesión leve pero alargando el proceso.

Lesión grave de grado 3: Aplicaremos los mismos tratamientos anteriores pero añadiremos a partir de la tercera semana el entrenamiento isocinético.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies