Factores de Crecimiento | Plasma Rico en Plaquetas PRP
Rodilleras | Coderas | Muñequeras | Fajas Lumbares

Qué es una esguince y como tratarlo

Que es un esguince

¿Te has hecho un esguince?

En esta sección vas a encontrar todas las claves sobre lo que ocurre en nuestro cuerpo cuando se produce un esguince, qué hacer cuando pasa y cuáles son los mecanismos para curarlo lo mejor posible.

Que es un esguince

Un esguince es la torsión o estiramiento excesivo de un ligamento (banda de tejido elástico que une los extremos óseos en una articulación), es decir, la lesión de los ligamentos que unen los dos huesos que forman una articulación. A grandes rasgos, se trata de una luxación pero sin llegar a separar los huesos, aunque puede ser que sí se desplacen durante un breve periodo de tiempo pero en ese caso vuelven a su posición original inmediatamente.

Que lo causa

Las causas de los esguinces son muy diversas. Fundamentalmente, los esguinces se producen al traspasar el límite máximo permitido del movimiento de una articulación, de forma que se distiende o desgarra el ligamento que mantiene unido ambos huesos. Los movimientos bruscos y excesivos, o los gestos descontrolados, si además se le incluyen cargas y ángulos máximos de movimiento aumentarán probablemente las probabilidades de sufrir esta lesión.

Una acción en ángulos máximos sin una carga significativa provocará una torcedura, lesión de menor intensidad que el esguince. Mientras que si a esta acción se le añade una carga, la gravedad se incrementará y las articulaciones no podrán soportar el peso dando lugar a un esguince.

Otro de los mecanismos más habituales por los que se produce una lesión son los accidentes, habitualmente de coche, en los que se combinan movimientos extremos con fuerzas externas.

Hombrera deportiva
Ajustable de neopreno para un alivio del dolor en bursitis y tendinitis
Rodillera rotula abierta
Rodillera para hacer deporte y prevenir lesiones de menisco y ligamentos
Productos patrocinados

Dónde de suele sufrir un esguince

Las zonas más predispuestas a sufrir esguinces son los tobillos, rodillas y muñecas, además de las articulaciones de los pulgares de manos y pies. La causa específica puede ser muy variada, pero hay dos grupos: a consecuencia de golpes (pulgares de manos y pies, principalmente) y a consecuencia de torsiones (muñecas, rodillas y tobillos). Si sufrimos uno es las manos unos guantes de compresión para artritis reumatoide nos pueden ayudar

Síntomas

Un esguince, típicamente causa dolor local en la zona, a veces con dolor referido, contractura muscular, calor local y limitación dolorosa del rango de movimiento. También puede desencadenar una inflamación, aunque esto depende del grado del esguince.

Esguince grado 1
Se produce distensión de los ligamentos pero sin llegar a la rotura de los mismos. No existe laxitud articular asociada, por lo tanto, la persona afectada puede realizar movimientos completos, aunque con un dolor leve y un ligero proceso inflamatorio.

Esguince grado 2

En este caso sí existe rotura parcial del tejido ligamentoso. El dolor es moderado y va acompañado de una inflamación más acentuada. El paciente responde con posturas antiálgicas (vicios posicionales para evitar el dolor) y una ligera inestabilidad articular. Puede presentar diferentes niveles de tumefacción, deformidad y equimosis. Puede ser visible un hematoma en la zona afectada.

Esguince grado 3

Rotura completa de la porción ligamentosa. Dolor vivo, hinchazón prominente, deformidad y equimosis acentuadas. Impotencia funcional de la articulación afectada.

Su diagnóstico se realiza valorando los antecedentes médicos, síntomas y la evolución del dolor desde que apareció junto con la exploración física.
Aunque a veces es difícil realizar un diagnóstico diferencial de «esguince» o «dolor por contractura muscular». Un mismo antecedente, sea un movimiento forzado o un accidente, puede desencadenar dolor por ambos mecanismos. Además, la contractura muscular puede aparecer para proteger el ligamento y evitar la lesión que constituiría un esguince, pero, al revés, la existencia del esguince puede también desencadenar contractura muscular.

En teoría, una ecografía o una resonancia magnética permitirían observar la lesión, pero en la práctica no suelen servir para diferenciar la lesión del ligamento de la del músculo o tendón.

Coderas de Compresión
Protege la articulación mediante calor evitando dolores articulares
Rodillera calefactada
Calientan la rodilla para promover la circulación sanguínea con tres temperaturas
Productos patrocinados

Tratamiento de un esguince

Antes se recomendaba reposo absoluto e inmovilización total, incluso con férulas de yeso, para ayudar a que el ligamento se reparara sin volver a lesionarlo con un nuevo movimiento excesivo. Sin embargo, se ha demostrado que el reposo absoluto es ineficaz y contraproducente para el dolor. Por eso cuando actualmente se diagnostica la existencia de un esguince se usan mecanismos que impiden forzar el movimiento pero no provocan la inmovilidad absoluta. Para tratar un esguince seguiremos pues el famoso protocolo “RHICE” (Reposo, Hielo, Compresión y Elevación).

Reposo y elevación: se debe estabilizar y proteger la región afectada con un vendaje elástico en las primeras 48 horas. La inmovilización completa no está indicada. La elevación ayuda a reducir la hinchazón. Es aconsejable la movilización temprana, comenzando típicamente después de dos días de reposo.

Hielo: el hielo reduce el dolor y debe aplicarse lo antes posible, por medio de una bolsa con hielo picado que se adapte a la zona lesionada, protegiendo la piel (p. Ej. una toalla) y aplicándolo en sesiones sucesivas, permitiendo que la región afectada recupere la temperatura normal cuando se ha quedado fría e insensible antes de volver a aplicarlo. Se puede repetir, siguiendo estas normas, tantas veces como se quiera durante las primeras 48 horas.

Compresión: ayuda a reducir la inflamación. Se realiza con un vendaje elástico sin llegar a dificultar el riego sanguíneo. Si los dedos se ponen cianóticos o presenta dolor intenso se debe retirar el vendaje.

Aunque lo cierto es que para tratar el esguince a veces es beneficioso la administración de medicamentos analgésicos como el paracetamol. Los antiinflamatorios no esteroideos también son efectivos para el control del dolor, incluso reduciendo el tiempo de curación de las distensiones o esguinces. Pero, sin embargo, sus efectos secundarios son mayores.

De todos modos, el tratamiento a seguir depende en gran parte del grado de gravedad del esguince. Así pues podemos distinguir:

Esguince grado 1
No es necesaria inmovilización alguna, e incluso resulta prudente permitir su uso. A partir del segundo día, se puede comenzar con ejercicios de movilización (flexo-extensiones, movilidad articular, fortalecimiento, etcétera). Una vez recuperados, y antes de reanudar la actividad física, conviene fijar la articulación con un vendaje preventivo.

Esguince grado 2

El patrón de actuación será idéntico al grado 1, con la salvedad de la protección con férula o vendaje funcional a partir del segundo día.

Esguince grado 3

Antes de cualquier actuación, debe ser evaluada la lesión por un especialista, en este caso traumatológico, para discernir el alcance de la lesión y las pruebas pertinentes a realizar. Posteriormente, y al igual que en los casos anteriores, comenzaremos los primeros dos días con el protocolo “RHICE”; una vez que la inflamación ha remitido (de dos a tres semanas), se comenzarán las labores de rehabilitación por parte de terapeutas profesionales acompañados del uso de férulas de descarga o vendajes funcionales.

Cuando nos estamos recuperando de un esguince de rodilla es recomendable utilizar algún tipo de rodilleras estabilizadoras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies